LXIV

| |




Las palabras dicen adiós. Una manada entre las
°°° patas revuelve esa palabra.
Rumia un cuchillo.
Los amantes se abrazan contra el frío, locos de adiós
°°° se anudan.
Y aunque digan “borneo”, “buena suerte”, están
°°° diciendo adiós.

Pero si las palabras dicen todas lo mismo,
°°° ¿qué dice esa palabra?
El tiempo vigilante escucha ese sonido.
Desbandada de bestias y una nube de polvo entre
°°° sus patas.
Nacemos para decir adiós.


Jorge Boccanera. PALMA REAL

.